JIMENA MENÉNDEZ-PIDAL


«El caso es que la Guerra Civil y la posguerra fueron determinantes en que toda mi educación, de los ocho a los quince años, hasta llegar a la desertizada universidad de los años cuarenta quedara exclusivamente en manos de mi familia. El 18 de julio de 1936 Jimena tenía 35 años. Había heredado de su madre, María Goyri, pese a sus diferencias de carácter y aficiones, el firme convencimiento (que hermanaba a los institucionistas con muchos y diversos miembros de la izquierda social) de que sólo mediante una enseñanza primaria y secundaria profundamente transformada podría sacarse a España de su secular retraso; y de que esta misión era una tarea a la cual se debían los que en ella creían en todo momento, lugar y circunstancia».

Diego Catalán


  • Leer más





    “Y recuerdo, a propósito de lo que puede ser un “hacer”, las clases del Sr Cossío desafiándonos a definir lo que era Arte. No era sino un “hacer”. Pero resulta que ese hacer lo provocaba el deseo de penetrar amorosamente en la verdad íntima de las cosas. Y de ahí, de ese amor y de esa verdad, surgía lo bello”







    Saber ver... ver en las cosas... el otro lado de las cosas. El entorno se hace amigo y las cosas te acompañan, no caes en la soledad







    "No hay más remedio que darle vida real en la Escuela, vida que vivir, pero guiándole en ella, enseñándole a vivirla. Porque no puede vivir ‘su vida” sino la vida en relación con los demás".







    "Estudio"nace con consciente misión de continuar una Historia. Una historia que nos viene enseñando lo que hay de trascendente en el quehacer de ayudar al hombre en formación, de la responsabilidad que esta misión encierra, de la ética que exige”









    "El educador si se apunta a una misión debe ser porque con-cuerda con su propio resonar. Y porque su hacer está en armonía, con-cuerda antes de todo con su propio ser”.






    “Hay que lograr que la enseñanza y la vida caminen a la par: que la cultura proporcione estímulos vitales, que la vida impulse el deseo de conocer; por un lado fomentar curiosidad por todo, por otro lado enseñar a gozar por poder hacer uso de los conocimientos al caminar en la vida”





    Jimena Menéndez-Pidal fue hija del filólogo e historiador Ramón Menéndez Pidal y de María Goyri, filóloga y pedagoga. Nació en Madrid el 31 de enero de 1901. Inició su formación en la Escuela infantil Fröebel de Madrid.

    En 1905 ingresó en la Institución Libre de Enseñanza donde realizó varios cursos de Primaria y el Bachillerato Elemental. En el edificio del Paseo del Obelisco nº 8 fue discípula de Francisco Giner de los Ríos, que dejó en ella una impronta que perduró hasta el final de su vida. Fue acogida en la casa de Manuel B. Cossío donde convivió en un ambiente de gran familiaridad. Recibió las enseñanzas directas del profesor Pedro Blanco, del que afirmó haber recibido un caudal de poesías que la acompañó toda su vida.

    Inició sus veraneos en la Cartuja de El Paular en el Valle del Lozoya donde sus padres trabajaban en la recopilación de romances tradicionales, para configurar el Archivo del Romancero. Allí tomó contacto con la Sierra del Guadarrama junto al grupo de intelectuales y artistas que frecuentaban El Paular. El poeta Enrique de Mesa se refiere a los juegos infantiles de Jimena y otros niños amigos en el poema La alegre carreta. La vivencia de la naturaleza y la montaña que entonces adquirió se proyectaron más adelante en su tarea pedagógica.

    Durante el verano de 1908 falleció su hermano Ramón. Desde entonces la familia Menéndez Pidal abandonó el Valle del Lozoya. La Granja se convirtió en el lugar de veraneo familiar durante algunos años. Allí se relacionó con otras familias vinculadas a la Institución Libre de Enseñanza e inició el contacto con Segovia y sus alrededores, que tanto habrían de marcar su vida.

    En julio de 1914 la familia Menéndez Pidal inauguró la casa de veraneo en San Rafael, en la Sierra del Guadarrama. Francisco Giner de los Ríos, que ya estaba muy enfermo, pasó su último verano en aquella casa en la compañía y el cuidado de María Goyri, sus hijos y la familia de Ricardo Rubio, también profesor de la Institución Libre de Enseñanza.

    En junio de 1916 realizó el examen de ingreso en la Segunda Enseñanza. Preparó el examen de Estado durante dos cursos escolares en una nueva experiencia educativa dirigida por Luis de Zulueta, María de Maeztu y María Goyri en el edificio del International Institute for Girls in Spain. Allí conoció al científico Miguel Catalán, que fue su profesor y con el que más tarde contraerá matrimonio.

    Tras obtener el título de Bachillerato Superior cursó Filosofía y Letras en la Universidad Central de Madrid. Fue alumna de Manuel García Morente, uno de sus profesores más influyentes.

    En 1920 viajó a Granada con su padre. Durante esa estancia recopilaron romances tradicionales granadinos. Jimena lo hizo acompañada de Federico García Lorca, que le fue presentado por Fernando de los Ríos. Jimena obtuvo la licenciatura en 1922. Poco antes Miguel Catalán había descubierto los multipletes en el espectro del manganeso en los laboratorios del Imperial College of Science and Technology de Londres, donde trabajó con el profesor Fowler tras recibir una pensión de la Junta para Ampliación de Estudios.

    Miguel y Jimena contrajeron matrimonio en diciembre de ese mismo año. Jimena se incorporó al Instituto-Escuela de Segunda Enseñanza de Madrid, como profesora de juegos y deportes.

    En 1924 Miguel Catalán se trasladó a Münich para trabajar con el científico Sommerfeld. Jimena viajó a Alemania. En 1927 volvió a acompañar a Miguel en su desplazamiento a distintos países europeos para visitar diversos laboratorios en calidad de asesor en la construcción del Instituto Nacional de Física y Química que proyectó la JAE en la Colina de los Chopos. Al año siguiente nació su hijo Diego.

    Desde entonces Jimena centró su actividad en su magisterio en el Instituto-Escuela. Puso en escena La pájara pinta con alumnos de Primaria. El poeta Rafael Alberti escribió el texto popular facticio y participó en el montaje de diversas escenificaciones.

    Así mismo preparó la escenificación de Una boda en tiempos de Lope de Vega con los alumnos de Primaria.

    En 1932 fue nombrada Directora de la Sección de Párvulos del Instituto-Escuela y comenzó el curso siguiente en el nuevo edificio que para Párvulos habían construido los arquitectos Arniches y Domínguez en los Altos del Hipódromo. La experiencia adquirida en años anteriores le permitió asesorar a estos arquitectos.

    Nuevamente preparó la escenificación de otra obra de teatro: El Conde Sol. La obra fue representada ante Niceto Alcalá Zamora, Presidente de la II República, en los Jardines del Moro del Palacio Real de Madrid.

    Contribuyó a la edición de Nuestro Libro elaborado por los alumnos del Instituto-Escuela y encuadernado en las clases de trabajo manual.

    Promovió y participó en la organización de la Olimpiada del Instituto-Escuela de 1936.

    El 18 de julio de aquel año, cuando estalló la Guerra Civil, se encontraba en la casa familiar de San Rafael junto a Miguel Catalán, su hijo Diego, Fernanda Troyano de los Ríos y sus hijos. Tras varios días de bombardeos todos ellos se refugiaron en Segovia, atravesando una frontera que resultó ser política, sin ser conscientes de ello, y que los separó de Madrid durante toda la contienda.

    Pasó toda la Guerra Civil en Segovia, donde se dedicó por entero a la educación de Diego, los hijos de Fernanda Troyano y de un pequeño grupo de familias amigas. Llevó a cabo una experiencia educativa y convirtió a la ciudad y sus alrededores en un aula pedagógica.

    Al acabar la guerra volvió a Madrid. El nuevo estado franquista disolvió todas las instituciones que habían nacido al amparo de la Institución Libre de Enseñanza. Jimena reunió en su casa a distintos profesores del Instituto-Escuela para preparar la creación de una escuela inspirada en los métodos y procedimientos del desaparecido y perseguido Instituto-Escuela: Ángeles Gasset, Carmen García del Diestro, Esperanza Salas, Fernanda Troyano…

    Se alquiló un pequeño hotel próximo a la Colina de los Chopos, en la calle Oquendo nº 29. Se amuebló con sencillez el edificio y el 29 de enero de 1940 nació el Colegio “Estudio”, que salvaguardó la pedagogía de la Institución Libre de Enseñanza y el Instituto-Escuela durante el franquismo. Legalmente María Goyri figuró como Directora. Pero de hecho Jimena asumió la dirección de aquella nueva institución pedagógica desde el principio. Junto a ella colaboraron siempre Ángeles Gasset y Carmen García del Diestro.

    “Estudio” fue un centro educativo privado y laico. Buscó la educación integral de los alumnos. Defendió la libertad de cátedra y la pluralidad de métodos. Practicó la coeducación, entonces prohibida. Basó la formación académica en la observación y la experimentación. Practicó el “arte de enseñar a ver”. Inculcó el aprecio por la naturaleza, la montaña y el paisaje. Defendió la tradición viajera del Instituto-Escuela. Entendió que la formación social y moral de los alumnos buscaba el progreso de la sociedad, la ciencia y la cultura. Por todo ello creció al margen de las redes de la Iglesia y de la escuela nacional católica del franquismo.

    En la Navidad de aquel primer curso dirigió la primera representación del Auto de Navidad en el antiguo Auditorium del Instituto-Escuela. En 1941 aquel colegio creció y las clases de Bachillerato se trasladaron a un hotel diferente ubicado en General Mola 96.

    En el teatro María Guerrero se representó el Auto de Navidad en 1943 y ese mismo año se publicó la primera edición de esta obra, recopilación de textos clásicos elaborada por Jimena Menéndez-Pidal, con música de Magdalena Rodríguez Mata.

    Desde el primer momento inculcó en el grupo de profesores la elaboración de cuadernos escolares y de ficheros, nuevas herramientas de trabajo en las que se materializó la pedagogía de “Estudio”. Mantuvo la tradición viajera del Instituto-Escuela organizando estancias en el Guadarrama, para aprender en un entorno rural, recorridos en bicicleta por la Sierra durante dos semanas, y viajes a ciudades de interés histórico artístico. Toda esta tarea se refleja en el Fichero de Excursiones que elaboró en colaboración con otros profesores y alumnos de “Estudio”.

    En 1947 dirigió la escenificación de la Historia del Romancero que se representó en el Teatro de la Comedia. Enrique Torán filmó esta representación teatral. Al año siguiente Miguel Catalán viajó a Estados Unidos para trabajar en distintos centros de investigación. Jimena le acompañó y visitó varios centros educativos al tiempo que volvió a ver a amigos y familias exiliadas tras la Guerra Civil. Entonces observó el funcionamiento de las Asociaciones de Estudiantes en los colegios americanos.

    Antiguos alumnos de “Estudio” representaron a su vuelta Manto, tabique y balcones.

    Poco después se produjo el encuentro de Jimena con las hermanas Sweeney, profesoras americanas. Ellas ofrecieron a “Estudio” la ocupación de parte del edificio del International Institute. A partir de 1950 los alumnos de Bachillerato se trasladaron al edificio de esta institución americana, pionera en la educación de la mujer, ubicada en la madrileña calle de Miguel Ángel nº 8, donde permaneció hasta 1968. Desde entonces terminó el aislamiento en el que había vivido “Estudio”. El amparo de esta institución americana permitió a profesores y alumnos disfrutar de intercambios internacionales y becas para estancias en Inglaterra y Estados Unidos. Jimena impartió clases de Historia de la Cultura, mantuvo el sistema de ficheros, visitas a museos y excursiones a ciudades monumentales.

    Desde 1950 impulsó la creación de la Asociación de Alumnos, el sistema de tutorías, la original figura del hafiz, los Ateneos y el Club de Música.

    En 1954 falleció María Goyri y un año después nació su primera nieta Irene Catalán. En 1956 viajó a Estados Unidos y Venezuela en compañía de Miguel Catalán que impartió cursos en Venezuela. Durante su ausencia elementos de la Falange asaltaron las aulas de “Estudio”. La prensa de Estados Unidos se hizo eco del suceso.

    En noviembre de 1957 murió repentinamente Miguel Catalán a los 63 años.

    Un año después, con los profesores y alumnos de “Estudio”, organizó una gran exposición conmemorativa del V Centenario de la muerte del Emperador Carlos V, coincidiendo con los congresos y celebraciones en Europa.

    Desde 1962 comienza a preparar la construcción de un nuevo edificio para “Estudio” que permitió su crecimiento y consolidación. El arquitecto Fernando Higueras recibió el encargo de proyectar el edificio y Jimena trabajó estrechamente con él. Se eligió un enclave en las afueras de Madrid, en Valdemarín, ubicado junto a El Pardo y con vistas a la Sierra del Guadarrama. El traslado de los alumnos se inició en 1966 y terminó en 1968. Creó la Fundación Amigos del Colegio “Estudio”, que fue resultado de las ayudas económicas recibidas para la construcción, proporcionadas por numerosas familias de alumnos.

    En 1967 fallece su padre, Ramón Menéndez Pidal, con 99 años. Jimena se centra en la organización de la vida escolar de un colegio en crecimiento. En 1968 se crea la Asociación de Antiguos Alumnos y el Grupo de Excursiones. Prepara un homenaje a las fuentes del Auto de Navidad en el gimnasio del nuevo edificio, interrumpiendo tan solo por un año las representaciones del Auto. La Editorial Aguilar publica en 1971 el texto ampliado del Auto de Navidad.

    Desde 1972 trabajó activamente en la organización y proyección pedagógica del primer COU de “Estudio”. Cuando se produce el traslado del curso de COU a Madrid, a las aulas del International Institute, Jimena dirigió personalmente esta nueva sección escolar.

    En 1980 se organizó un homenaje a las fundadoras de “Estudio” con motivo de su 40 aniversario.

    Ese mismo año inició la creación de grupos de trabajo de profesores y con ello nacieron los Seminarios Pedagógicos de las secciones III y II de "Estudio”. En ellos se crearon los programas escolares: Las estaciones, No vivo solo y Los ríos. Con ello dio forma a su último legado pedagógico cuya aplicación dirigió hasta su fallecimiento.

    Junto a los profesores de la II Sección trabajó intensamente sobre un nuevo enfoque pedagógico del proceso de evaluación continua. Introdujo los informes de evaluación. Toda esta tarea se enmarcó en el proceso de renovación educativa que durante la transición a la democracia se produjo en España.

    En febrero de 1981 el Ministerio de Educación le concedió la Banda de la Orden de Alfonso X el Sabio en reconocimiento a su tarea pedagógica.

    Organizó la venta de la casa familiar de la familia Menéndez Pidal-Goyri en el Olivar de Chamartín a la Fundación Ramón Areces, para su conservación como centro de investigación. En ella se aloja desde 1984 la Fundación Ramón Menéndez Pidal. Un año después la Reina Sofía inauguró esta Fundación acompañada de Javier Solana, Ministro de Educación, Federico Mayor Zaragoza, ex Ministro de Educación y Pedro Laín Entralgo, Director de la Real Academia Española. Jimena Menéndez- Pidal los recibe en la casa.

    En enero de 1990 organizó y celebró el 50 aniversario del colegio “Estudio” con un acto multitudinario. El 15 de marzo de 1990 Jimena Menéndez-Pidal falleció en Madrid.

    En 2009 se conmemoró el 70 aniversario de “Estudio” con una exposición en la Residencia de Estudiantes y la publicación del catálogo El Colegio “Estudio”. Una aventura pedagógica en la España de la posguerra, donde quedó reflejada la aportación pedagógica de Jimena Menéndez-Pidal en la historia de la educación liberal en España.

    Actualmente distintos archivos históricos y pedagógicos reúnen documentación de esa aportación pedagógica: el Archivo Histórico Fundación Estudio, reunido en el Colegio “Estudio”, y el Archivo Pedagógico María Goyri/Jimena Menéndez-Pidal ubicado en la Fundación Ramón Menéndez Pidal desde 2016.

    Elena Gallego


    .
    Volver arriba