Date:diciembre 17, 2013

Nota necrológica
de Irene Catalán

Irene colaboró eficazmente con Diego Catalán en la Fundación Ramón Menéndez Pidal. Tuvo a su cargo la organización del archivo biográfico y epistolar de Ramón Menéndez Pidal, y de su labor se han beneficiado los muchos investigadores que consultan estos fondos. Por disposición testamentaria de Diego Catalán, le fue encomendada la documentación de María Goyri y Jimena Menéndez Pidal sobre el “Instituto Escuela”, de Madrid, modelo del Colegio Estudio, en el que fue alumna y profesora.

Irene fue, ante todo, “smart”: incisiva, irónica, contundente, insobornable, aguda, perspicaz, cáustica, generosa, tenaz hasta el agotamiento en la argumentación, capaz de escuchar, de ponerse en el lugar del otro, y también de ridiculizarlo, o de darse por convencida, si veía razones para ello; era una razonadora nata, y a la vez una irrepetible síntesis de inteligencia y apasionamiento ante lo que consideraba irrefutable o justo.

La prematura muerte de Irene Catalán es una dolorosa pérdida para todos quienes la conocimos y apreciábamos en todo lo que valía, y en lo que era.

J. Antonio Cid Martínez
Presidente de la Fundación Ramón Menéndez Pidal